.

Las llantas son un elemento fundamental de seguridad pues ofrecen los únicos puntos de contacto con el terreno.

Mantener las llantas en buen estado debe ser parte de tu rutina para evitar contra tiempos y ahorrar costos.

Son los únicos puntos de contacto con el terreno, transmiten la potencia y gran parte de la amortiguación.

Recuerda, una llanta bien cuidada te evita deslizamientos en pisos mojados.

En  esta ocasión queremos darte unas sencillas y útiles recomendaciones de cómo cuidar y alargar la vida de tus llantas.

Presión

La presión de una llanta es fundamental a la hora de conseguir seguridad y vida.

Es importante tener en cuenta que la presión adecuada de las llantas es la recomendada por el fabricante.

Si la presión aumenta tendrás como resultado una presión excesiva de la banda central y una disminución de la adherencia.

Esto puede afectar la estabilidad de la moto y provocar que las irregularidades del pavimento sean mucho más notorias.

Por otra parte, si la presión es demasiado baja, se producirá un recalentamiento y la moto dará una sensación de pesadez y perderá agilidad .

Revisa la presión cada dos semanas.

No olvides hacerlo con los neumáticos fríos, es decir, sin que hayas recorrido 3 kilómetros ya que la temperatura de estás hará que la presión varié.

Equilibrado neumático de la moto:

El perfecto equilibrado logrará un reparto homogéneo de las cargas, lo que permitirá un giro óptimo de las ruedas y evitará vibraciones.

De esta manera la conducción será más agradable y se estará prolongando la vida útil de los neumáticos al generar un desgaste homogéneo.

Control válvulas neumático:

te recomendamos cambiar las válvulas cada que cambies el neumático.

Estas son las encargadas de mantener la hermeticidad de la llanta. Las ruedas al girar generan una presión que es soportada por estas válvulas, que irán gastándose gradualmente.
Los tapones de las válvulas también son de gran importancia ya que evitan que se acumule el polvo y la suciedad al inflar los neumáticos con aire comprimido. Estos son indispensables para circular por caminos de tierra o días lluviosos.

Malas costumbres al conducir

los golpes no ayudan a los neumáticos a que mantengan sus propiedades. Siempre ten presente reducir la velocidad al pasar los resaltos y evita acelerar y frenar bruscamente.

Limpieza

Limpia las llantas de tu moto únicamente con los productos que existen para ello.

Si lo haces con derivados del petróleo, solventes, betún, jabones fuertes o incluso liquido de frenos usado, corres el riesgo de iniciar procesos de cristalización y debilitamiento del caucho.

Si tienes que dejar de usar la moto por un tiempo, usa el caballete para evitar que las llantas soporten todo el peso de la moto por mucho tiempo y se puedan deformar.

No olvides la rotación de la llanta trasera y delantera cada determinado tiempo para que el desgaste sea equilibrado.

A la hora de cambiar las llantas

Te recomendamos que no compres llantas viejas pues no conoces la forma en la que fueron usadas y pueden representar un peligro para ti.

No instales llantas de diferente medida a la recomendada ya que puede rozar con alguna otra parte de tu moto y afectar la maniobrabilidad y el desgaste.

Te recomendamos revisar al menos una vez al año los neumáticos cuando se hayan cumplido 5 años desde su instalación.

Además se deberá sustituir cualquier neumático con más de 10 años desde la fecha de fabricación, independientemente de su aspecto exterior

Compartir en redes:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay calificaciones aún)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *