A lo largo de nuestros anteriores capítulos de consejos de conducción para moto o scooter, hemos hecho una y otra vez hincapié en las distintas condiciones climáticas que pueden condicionar nuestra conducción sobre dos ruedas: con frío, con lluvia, con niebla… Con el cambio de estaciones meteorológicas, nos podemos encontrar con un cambio brusco del clima y encontrarnos bajo una fuerte tormenta y un episodio de lluvia torrencial. De la misma manera que cambian las circunstancias, hemos de cambiar la forma de conducción si nos ha pillado desprevenidos una fuerte tormenta.

El primer problema que nos sucederá es que no llevemos equipo de protección alguno. Vamos a mojarnos sin remedio. Lo más importante es conservar la temperatura y el tacto de las manos y los pies, con los que controlaremos la conducción de nuestra moto. En este sentido, los vehículos más privilegiados son los scooters y mejor aún los que cuentan con un escudo más envolvente. En le caso del SYM Maxsym y SYM Joymax, incluso disponen de aireadores que derivan el aire caliente que proviene del sistema de refrigeración hacia los pies. Los scooters tienen una aerodinámica muy estudiada, y los modelos que incorporan una pantalla sobrelevada nos protegerán mucho de la lluvia.

El segundo consejo que te daremos es el de extremar las condiciones de visibilidad. De nuevo hemos de pensar en ver y ser vistos, en escoger las vías en las que las que la visibilidad sea mejor que otras, y si hemos sido previsores, equiparnos con alguna prenda de colores vistosos o prever un chaleco reflectante. Activa las ventilaciones del casco, que rápidamente tenderá a empañarse, y extrema la visibilidad hacia adelante y hacia atrás, permaneciendo más atento a los espejos retrovisores.

Cuando el piso se encuentre muy empapado, practica una conducción muy suave, con aceleraciones y frenadas suaves, y en los giros y rotondas procura no inclinar tu moto o scooter para rodar con la mayor superficie de contacto posible del neumático y capacidad de evacuación de agua. Has de saber también que es distinto conducir en estas circunstancias si lo habitual es que llueva frecuentemente o que suceda entre periodos de sequía. La suciedad y la contaminación hace que el asfalto, recién rociado, sea más deslizante que después de un largo periodo de precipitaciones. Ten mucho cuidado cuando llueva levemente, la adherencia es mucho peor que cuando circulas por una carretera muy mojada. Además hay muchos tipos de firme, y elementos sobre él tales como rejillas de ventilación de aparcamientos, juntas de dilatación, parches de asfalto, tapas de alcantarillado, etc. que son altamente deslizantes. No cabe duda que la mejor prevención para evitar que nuestras ruedas patinen es un sistema ABS de calidad. SYM solamente confía en el fabricante alemán Bosch e incorpora un sistema electromecánico específico de moto como es el Bosch 9M.

Por supuesto has de asegurarte del estado de conservación y presión adecuada de tus neumáticos. Por lo general el dibujo de cualquier neumático es idóneo para unas condiciones generales de conducción. Una buena rueda debe garantizarte adherencia y durabilidad. La profundidad del dibujo sirve para canalizar el agua que pisas y evacuarla lo más rápido posible, haciendo que la goma permanezca lo más adherida al asfalto. El efecto contrario es el conocido “aquaplanning”, que es sencillamente una película de agua entre la rueda y el asfalto. Es un efecto que notaremos cuando hay suficiente volumen de agua que no ha evacuado nuestro paso por ella, momento en el que no podremos frenar o girar, tan sólo prever la salida de esta balsa manteniendo la inercia de nuestra trayectoria.

Compartir en redes:
FacebookGoogle+
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay calificaciones aún)
Loading...

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *